miércoles, 6 de agosto de 2014

Carta abierta al profesor Andrés Amorós / Por Fernando Claramunt López (Presidente CTADB)



Enlace relacionado:

"...Te felicito por tu comentario sobre la increíble prohibición de que los niños de Gijón vean torear de salón a un diestro de categoría que tanto ensalza nuestra fiesta española. ¿Han encontrado peligrosa para los bañistas o para los niños la media verónica, la gaonera o la chicuelina?..."


Carta abierta al profesor Andrés Amorós

Fernando Claramunt López
Presidente del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida

Muy respetado profesor Andrés Amorós y muy querido y entrañable amigo: Te felicito por tu comentario sobre la increíble prohibición de que los niños de Gijón vean torear de salón a un diestro de categoría que tanto ensalza nuestra fiesta española. ¿Han encontrado peligrosa para los bañistas o para los niños la media verónica, la gaonera o la chicuelina? Ya sabes que hace años, sin ninguna clase de recomendación, gané varias oposiciones de ámbito nacional para médicos especialistas en Higiene Mental. Nada dijo entonces la Organización Mundial de la Salud sobre los riesgos del toreo de salón para los niños. ¿Será algún descubrimiento moderno? Las frecuentísimas noticias en TV sobre la llamada violencia doméstica, que no suele ser otra cosa sino criminalidad y brutalidad manifiesta, deberían atemorizar hoy a los bañistas de todas las edades. Científicamente hablando, nadie puede asegurar que cualquier día no se introduzca en las aguas de esa hermosa playa el "ex" de alguna compañera sentimental provisto de un gran cuchillo de cocina. Tal como están las cosas yo creo que deberían reforzarse las medidas de seguridad en todas las playas de España, no sólo en Gijón. 

Por mi parte, veraneo en la playa de San Juan de Alicante, donde la mar está en calma y las gentes que veo en la arena también. En mi terraza frente al Mediterráneo, en primera línea, toreamos de salón todos los días mis nietos hispano-alemanes y yo con un capote y una muleta de verdad. Antonio va a cumplir siete años y ya sabe coger los trastos como es debido, aunque pesan demasiado para él. Elena con nueve años, nos jalea con olés en perfecto español. Luego comenta la corrida. (De salón está aprendiendo de ti a ser buen crítico taurino). La comenta en alemán, en francés y en inglés. He procurado que los dos niños se familiaricen con los retratos enmarcados en la pared de mi despacho en la zona cubierta de la terraza: San Agustín, San Jerónimo, Platón, Sócrates, Shakespeare, Cervantes, Montaigne yGoethe, además de "Manolete" , "Joselito El Gallo" y Juan Belmonte. Los saludan cada mañana antes de bajar a nadar. Creo que es suficiente protección. 

¿Por qué no decir a las autoridades de Gijón que encomienden a tan santos patronos a los niños asturianos antes del baño? Y, en todo caso, que reconsideren los motivos de la prohibición quienes tuvieron tan peregrina idea. Desconocen que hubo muy buenos toreros asturianos, no muchos, pero todos buenos, en la historia de nuestra Fiesta. Algunos, con riesgo de la vida, eran grandes partidarios de la Libertad, con mayúscula, en los revueltos tiempos del siglo diecinueve. Esperemos mejores tiempos y un buen rato para beber sidrina con nuestros muy queridos amigos asturianos. Un abrazo, muy querido y muy respetado Andrés. Enhorabuena por tu acertadísimo comentario. 

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada