domingo, 29 de junio de 2014

Luis María Gibert, el héroe de la ILP / Por Ricardo Díaz Manresa



Luis María Gibert Clos fue presidente de nuestro Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenda de Barcelona desde su fundación por Don Fernando del Arzo de Izco

"...Lo sufrió y trabajó hasta la heroicidad aun estando enfermo. La ILP es obra de Luis María Gibert, un héroe. Habrá desaparecido de este mundo pero no de nuestra memoria...."


El héroe de la ILP
  • ¿Por qué? Porque parió, sufrió, alentó, se desesperó, no desmayó, pidió ayudas siempre, para conseguir las 500.000 firmas y triunfó. Pena que luego el PP le echara agua al vino y dejara la iniciativa en petición muy positiva pero light, comparado con el proyecto inicial y la idea de Gibert.

Ricardo Díaz-Manresa
Luis María Gibert. Un hombre. Un aficionado. Un crítico. Un enamorado del espectáculo. Un emprendedor. Un entusiasta. Un héroe. Una figura para recordar.
¿Por qué? Porque parió, sufrió, alentó, se desesperó, no desmayó, pidió ayudas siempre, para conseguir las 500.000 firmas y triunfó. Pena que luego el PP le echara agua al vino y dejara la iniciativa en petición muy positiva pero light, comparado con el proyecto inicial y la idea de Gibert. Pero ya saben cómo son los políticos españoles actuales, incluso los menos malos. ¡Ay PP, PP cómo te ves por no querer ver!. Tanto cerrar los ojos y dar la espalda, y recular…Después se asombran con lo del Coletas al veros aplaudir como locos en el adiós de Rubalcaba –personaje dañino y nefasto hasta reventar- o darle 10.000 € a Maleni por su vida ejemplar, sí, sí, hasta los 65 años según las leyes europeas de los que hemos votado. Ahora nos toca vomitar –ya llevamos así un largo tiempo- en lugar de llevar la pepeletita.

Fue un calvario para Gibert luchar tanto y cada día. Y ver que no se iba a llegar al objetivo después de tanto esfuerzo. Antes de morir, triunfó. Murió sí, pero no para nosotros que tendremos su vivo ejemplo siempre de alguien que defendió con toda su alma lo que es el toreo. De los antitaurinos y de los taurinos nefastos.
En su Barcelona lo dejaron sin toros y sin programa de radio, pero él lucho siempre para que pudiera revocarse la medida y volver a la grandeza del emperador Balañá, don Pedro –un don muy grande- Balañá Espinós, cuya memoria han querido borrar –mejor, triturar- su hijo y sus nietos (que debían todo a los toros…).

Gibert, un héroe que se paseaba entre nosotros y que parecía una persona más. Pero no. El que hace milagros –el milagro de la ILP- es un ser especial. Blindemos los toros en Barcelona y en toda España era su lema. Hizo lo que no se atrevieron ni tuvieron eso : toreros, ganaderos, empresarios etc. Y al final –que no llegamos, que no llegamos a las 500.000- redondeó la proeza y una furgoneta trajo todas las firmas al Congreso.

Incansable defensor de la corrida, años y años en Radio Hospitalet en un programa de radio “Los Toros”, sin parar, sin descanso, sin desmayos. Olé Luis María. Toros para Cataluña por las ondas en la ciudad más importante de la región después de Barcelona.

Y mucho trabajo con el ciclo de conferencias que organizaba cada otoño-invierno –Feria de Otoño- en la Casa de Madrid en Barcelona, que cada uno sabe lo que cuesta en teléfono, tiempo, confirmaciones, peticiones etc para preparar un cartel interesante. Los que hemos hecho algo de esto lo sabemos. Pues él se echaba la tarea a sus espaldas cada temporada cuando no había toros. Y allí fue donde le conocí. Me llamó para hacer pareja una noche con Espartaco, pero el sevillano se cayó del cartel y quería que yo fuera de único espada en lugar del mano a mano. No era lo oportuno y lo aplazamos para después y toreé –conferencié- y vino Fernando Lozano, más asequible y muy de actualidad entonces. Tuve poco trato en los tiempos posteriores porque ni yo iba a Barcelona ni lo vi en Madrid.

Ha muerto de la cornada de la vida, que está tan de moda y cada vez más común, que atrapa a muchos y destroza a bastantes, pero incluso con ella seguía trabajando para que toreros y demás corifeos pudieran seguir en el futuro ganando dinero. Y sólo Dios sabe si tantas preocupaciones y esfuerzos agravaron su enfermedad. O sea, jugarse la vida por los otros. Hay una persona muy inteligente que conozco que afirma que el cáncer lo padecen dos clases de personas : los que tienen dentro mucha tensión por hacer más cosas de las que son capaces y se angustian y estresan o porque todo lo malo que viene de fuera no saben digerirlo ni superarlo y puede con ellos. No sé si a Luis María le pasó algo de esto.
Pidió mucha ayuda, también claro y sobre todo a los toreros porque los gastos eran enormes si la lucha quería acabar con éxito, como acabó. Pliegos por toda España para las firmas esparcidas por todas las entidades, personal administrativo para ordenar y encauzarlo todo, oficina que había que pagar, petición de colaboración a las peñas, viajes. En fin, preocupación, trabajo y gastos.

Y, claro, solicitaba ayuda. Mis noticias son que El Juli y José Tomás se portaron muy bien. Los demás parece que no. Y algunos pensarían que este ángel de la tauromaquia les pedía dinero para trincar. Los hay demonios. Los toreros que no daban entonces y que tampoco dieron (la cara) cuando Barcelona, ni cuando Bildu-San Sebastián, ni en Quito, ni el Bogotá, ni, ni, ni…Nunca y eran ellos los perjudicados sobre todos. Tenían que haberse manifestado todos y juntos en cada uno de estas situaciones límite. Todos, las figuras, los populares, los de segunda fila, los de las corridas heroicas, los novilleros y los subalternos, los apoderados, los empresarios, los ganaderos y hasta los mozos de espada.¿Recuerdan alguna protesta?. ¿Algún gancho para atraer a los periodistas?. ¿10 figuras en la calle y otros 100 acompañándoles?. César Rincón me manifestaba en San Isidro lo que ya sabíamos, que lo de Barcelona impactó en todo el mundo taurino y lo destrozó en parte. Y en Hispanoamérica decían : si lo han hecho en España…

Admirado por sus compañeros y por todos los que conocían su labor y lo que estaba moviendo. Ángel Luis Lorente, un estupendo crítico catalán, siempre le decía : No soy capaz de hacer lo que haces.
Y es que su obra fue una gran obra, que ahí quedó rebajada por esos políticos que ni creen en nada ni defienden nada que la aguaron, pero permanece con sus efectos positivos. Y queda sobre todo el trabajo de un quijote que se partió la cara para que otros recogieran los beneficios.
La ILP (Iniciativa Legislativa Popular) iba para BIC (Bien de Interés Cultural)con mucha fuerza legislativa y la dejaron los de los sueldos altos y las pensiones altísimas enPCI o así (Patrimonio Cultural Inmaterial), con menos fuerza.

Por todo ello reivindico la figura de Luis María Gibert porque la vida puñetera y cruel no le ha dejado ni disfrutar del éxito en esta vida. Al menos de ver la mitad, aun que su BIC se haya quedado en PCI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada