miércoles, 12 de junio de 2013

VENEZUELA: 80 años del Natalicio del Gran César Girón / Por Rafael Dupouy Gómez


César Girón en la Real Maestranza de Sevilla. Abril 1954. Foto: Arjona.
(Archivo: Hnos. Dupouy Gómez)

Confirmó su alternativa en Madrid, el 14 de mayo de 1955 de manos de Antonio Bienvenida, completando el cartel Pedro Martínez “Pedrés”. El toro de su confirmación se llamó “Bravío”, de la ganadería de Juan Cobaleda. Como dato curioso, por primera vez, torearon juntos dos toreros nacidos en Caracas (Venezuela) en la Plaza de Toros Monumental de Las Ventas de Madrid (España).


Rafael Dupouy Gómez 
El 13 de junio de 2013, se cumplen 80 años del natalicio de César Girón, la figura del toreo

más importante que ha dado Venezuela en toda su historia. Por tal motivo, dedico este escrito en homenaje a su memoria, resaltando algunos de los aspectos más destacados de su gloriosa y memorable carrera taurina, porque César Girón fue el iniciador, junto a sus hermanos Rafael, Francisco “Curro”, Efraín, Freddy y Pepe Luis de la dinastía torera más representativa de Venezuela.

El venezolano César Girón, nació el 13 de junio de 1933, en la humilde barriada denominada la “Roca Tarpeya”, en Caracas, no como muchos piensan que nació en Maracay. Vino al mundo el mismo año que fue inaugurada la Maestranza de Maracay, el 20 de enero de 1933 por mi bisabuelo, el Benemérito General Juan Vicente Gómez, Presidente de la República de Venezuela y sus hijos Juan Vicente y Florencio Gómez Núñez. La decisión de sus padres, Carlos Girón y Esperanza Díaz, de mudarse para Maracay, fue determinante para que a muy temprana edad naciera su afición y formación como torero. De no existir esa hermosa plaza de toros, César Girón y sus hermanos, seguramente, se hubieran dedicado a otra actividad.

PEDRO PINEDA ENTUSIASMA A DON FLORENCIO

El maestro Pedro Pineda, fue la persona que inició a César Girón en el mundo del toro, enseñándole a torear. El 12 de mayo de 1946, cuando se presentó el célebre mano a mano de “Manolete” y Carlos Arruza en Maracay. César, con apenas 12 años de edad, logró escabullirse y pudo presenciar el toreo de “Manolete”, la figura taurina del momento. Pero su verdadera admiración se volcó en el “Ciclón” mexicano Carlos Arruza, porque le gustó mucho su forma de torear que, posteriormente, le sirvió como modelo a imitar. César Girón, como aspirante a novillero, se había presentado con bastante éxito en Maracay, Valencia y San Juan de los Morros en el año 1949.

Contaba mi abuelo Florencio Gómez Núñez, que cuando el maestro Pedro Pineda, se dedicó a formar nuevas promesas del toreo venezolano, un día lo visitó y le dijo: “Mire, don Florencio, yo quiero que Ud. vea a un muchachito Girón que yo creo que va a ser un torero muy bueno”.

César, tenía 16 años cuando fue a verlo mi abuelo, por primera vez, a Maracay y le gustó mucho. Después, lo trajeron a debutar en Caracas y Pedro Pineda, estuvo la noche anterior visitando la casa de mi abuelo, entusiasmándolo, para que no dejara de verlo torear. Su debut como novillero en el Nuevo Circo de Caracas, fue el 1 de octubre de 1950. Su compañero de cartel Ramón Moreno Sánchez, resultó herido y César tuvo que lidiar y dar muerte él solo a los seis novillos. Esa tarde obtuvo un rotundo éxito, cortando tres orejas y un rabo, saliendo a hombros aclamado por una multitud entusiasmada. Ya César, se perfilaba como una prometedora figura. Al finalizar la corrida, mi abuelo lo visitó en la casa donde se hospedaba y lo conoció personalmente. Lo felicitó por su exitosa presentación en Caracas y desde ese momento, nació una gran amistad con él y sus hermanos Rafael, “Curro” y Efraín.

El 22 de diciembre de 1950, mi abuelo Florencio Gómez Núñez, haciendo uso de los derechos que le daba el contrato por el Nuevo Circo de Caracas que tenía firmado con su arrendatario Horacio Carrasquero y previa autorización del mismo, les cedió el coso para que los señores Eladio Rodríguez y Emilio Cebrián celebraran una novillada, el 7 de enero de 1951. Mi abuelo, mediante carta dirigida al señor César Díaz Torres, manifestó: “Es condición expresa que esa novillada sea a base de los novilleros venezolanos Joselito Torres y César Girón y con seis novillos de “Guayabita”. De esta manera, demostró mi abuelo Florencio, su total apoyo a los novilleros venezolanos del momento. César Girón y Joselito Torres, rivalizaron y compartieron cartel en varias ocasiones, con muchísimo éxito, en nuestra patria.

Fernando Gago, hermano de Andrés Gago, quien era el apoderado del diestro mexicano Carlos Arruza, el ídolo de César Girón, se sorprendió después de verlo torear y decidió llevárselo para España, el 4 de abril de 1951.


Don Florencio Gómez Núñez y César Girón, momentos antes de vestirse de luces. San Cristóbal (Venezuela). 25/1/1969. Foto: Miguel Rodríguez. (Archivo: Hnos. Dupouy Gómez).

Debutó como novillero en España, el 13 de mayo de 1951, en Miranda de Ebro (Burgos). Ese año toreó 19 novilladas con un extraordinario éxito.


El 16 de marzo de 1952, César Girón triunfó como novillero en la Plaza Monumental de Barcelona (España), toreando con Carlos Corpas y Antonio Chenel “Antoñete”, lidiando reses de Garro y Díaz Guerra Hermanos. César Girón, a su primer novillo de nombre “Patatero”, marcado con el número 91, lo recibió con seis verónicas y una media muy ceñida. Colocó tres buenos pares de banderillas. Realizó preciosos quites con el capote y brindó la muerte del novillo a don Pedro Balañá, realizando una gran faena con la muleta muy variada y valiente, matando muy bien a su enemigo. Le otorgaron una oreja, dio la vuelta al ruedo y recibió muchos ramos de flores por parte de los asistentes. Se cumplió uno de sus sueños, torear en España y en una plaza de primera categoría. Su segundo astado, el sexto de la tarde, se llamó “Diano”, un toro negro lucero muy bravo. César Girón, le dio catorce verónicas lentas y majestuosas que hicieron que sonara la música y la gente se pusiera en pie para aplaudirle fuertemente. Lidió muy bien y variado con la muleta y realizó un estoconazo hasta los gavilanes en el propio hoyo de las agujas. Le otorgaron las dos orejas, paseó en hombros por el redondel, saliendo en esa forma por las calles de Barcelona. La música no paró de sonar hasta que abandonó el diestro venezolano la plaza. Ese importante triunfo le valió a César que lo repitieran el 19 de marzo de 1952, en la Plaza Monumental de Barcelona (España), lidiando novillos de don José Manuel Domecq, alternando con Mariano Martín “Carriles”, Antonio Chenel “Antoñete” y Fernando Jiménez. Apenas salió el venezolano a realizar el paseíllo, escuchó la primera ovación de la tarde. Realizó dos buenas faenas y salió a hombros, nuevamente, ante un público enardecido. Fue el triunfador de la tarde.

El 27 de julio de 1952, torearon en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid, los novilleros Miguel Ortas, el mexicano Rafael García Olmos y César Girón, quien cortó dos orejas al novillo de nombre “Perdiguero”, de la ganadería de don Marceliano Rodríguez. César Girón salió a hombros de la multitud, siendo la primera salida por la Puerta Grande del venezolano en esa prestigiosa plaza de toros. Tres días antes, en la Plaza Monumental de Valencia (España), César Girón había salido a hombros en compañía de “Antoñete”.

César Girón, poco a poco, logró abrirse paso presentándose en las plazas españolas, batallando por ganarse el puesto que lograría en 1952 como líder de los novilleros, toreando 40 novilladas en España. Su casta torera lo catapultó sumando triunfos, siendo verdaderamente difícil para un torero americano entrar de lleno a competir con las figuras españolas, porque se les exigía mucho más y tenían que justificarse, arrimándose a los toros con valentía, orgullo y pundonor.

ALTERNATIVA EN BARCELONA (ESPAÑA)
El 28 de septiembre de 1952, el venezolano César Girón, tomó la alternativa en la Plaza Monumental de Barcelona (España), ante toros de la ganadería de Antonio Urquijo, siendo su padrino el mexicano Carlos Arruza, quien reaparecía y viajó especialmente a España para doctorarlo. Agustín Parra “Parrita”, quien se retiraba de los ruedos, actuó como testigo esa tarde. El toro de la alternativa de César Girón se llamó “Farolillo”, marcado con el número 188, al que le realizó una buena faena, pero la remató con un pinchazo, media estocada y un descabello, dando la vuelta al ruedo. En su segundo toro, César estuvo muy valiente; acabó con una estocada y cortó una oreja.

Viajó a México y confirmó su alternativa, el 4 de enero de 1953, de manos de Manuel Capetillo con el toro “Canastillo”, de Tequisquiapan. Actuaron también Jorge Aguilar “El Ranchero” y José María Martorell. César, toreó dos corridas en la Monumental de México y cortó una oreja, la primera que cortaba un torero venezolano en el país azteca.

César Girón, demostró su jerarquía de primera figura del toreo en las plazas venezolanas, como aconteció en la Maestranza de Maracay, el 31 de enero de 1954. El cartel era verdaderamente interesante, porque reunía a las tres figuras venezolanas del momento, el “Diamante Negro”, César Girón y Joselito Torres. Fue una tarde histórica para César, porque le cortó a un toro de “Guayabita” de nombre “Apetitoso”, las dos orejas, el rabo y la primera pata que se concedía a un matador de toros venezolano en ruedos nacionales. Anterior a él, en la misma Plaza, sólo le habían concedido ese trofeo al diestro mexicano Lorenzo Garza. Siendo ésta, la primera pata que se cortó en la Maestranza de Maracay, el 22 de mayo de 1949. 

LA REAL MAESTRANZA DE SEVILLA A SUS PIES
El año de su consagración como torero fue en la temporada de 1954, logrando uno de los acontecimientos más impresionantes, cortar las dos orejas y el rabo a un toro en la Feria de abril de Sevilla, el 27 de abril de 1954, y volver a repetir tal hazaña en la Real Maestranza sevillana, el 29 de abril de ese mismo año, al cortar, nuevamente, las dos orejas y el rabo en un tiempo récord de 48 horas de diferencia. César Girón, se convirtió en el único matador de toros en lograrlo en una misma Feria de abril de Sevilla. En la primera corrida de la Feria de Sevilla, el 27 de abril de 1954, César Girón en su primer toro, de la ganadería de Cobaleda, fue aplaudido con la capa, puso banderillas entre ovaciones y realizó una buena faena con ayudados por alto, derechazos y naturales rematados con el de pecho. De hinojos realizó desplantes que pusieron al público de pie. Ejecutó una gran estocada y le otorgaron las dos orejas y el rabo. En su segundo enemigo, de la ganadería de Guardiola, escuchó palmas. Alternó esa tarde con Manolo Vázquez y Pedro Martínez “Pedrés”.

El 29 de abril de 1954, en la tercera corrida de Feria, César Girón volvió a triunfar en la Maestranza de Sevilla, ante un toro de la ganadería de Guardiola. César Girón, brindó la muerte del toro a la famosa artista española Lola Flores. Citando desde lejos, realizó naturales de gran calidad aguantando la embestida del toro que hicieron levantar al público de sus asientos, haciendo sonar la música. El momento culminante fue cuando se perfiló a entrar a matar, logrando una estocada colosal, fulminante en todo lo alto que le valieron las dos orejas y el rabo. Fue una faena muy completa en todos los tercios. No pudo César recibir los trofeos, porque al saludar a la presidencia, cayó desplomado herido en la arena. El toro que tenía mucha fuerza hasta el final, lo hirió durante la faena cuando se adornaba, siendo empitonado. Lo acompañaron esa tarde el rejoneador Ángel Peralta, Manolo Carmona y Juanito Posada.

Gran hazaña en la Feria de Abril de Sevilla de 1954, en dos corridas de toros, cuatro orejas y dos rabos. 

SUMANDO TRIUNFOS
Triunfos resonantes en la feria de San Fermín y en América. En la Plaza Monumental de Pamplona (España), el 8 de julio de 1954, al toro “Campanillo”, número 38 y tercero de la ganadería de Sepúlveda, le cortó las dos orejas y el rabo, dando dos vueltas al ruedo; y luego cortó otra oreja al sexto “Gibilín”, número 25. Toreó esa tarde con Julio Aparicio y Antonio Ordóñez. Al día siguiente, el 9 de julio de 1954, César volvió a cortar dos orejas y rabo al toro “Barconero”, número 98, de la ganadería de Fermín Bohórquez. Alternó esa tarde con Antonio Ordóñez y Pedro Martínez “Pedrés”. En esa misma feria, hizo dos paseíllos, toreó cuatro toros y cortó cinco orejas y dos rabos. Fue una de sus mejores actuaciones en Pamplona (España).

El 7 de agosto de 1954, César Girón toreó la corrida de la Asociación de la Prensa en la Plaza de Toros de Valencia (España) en un mano a mano con el diestro Julio Aparicio, los toros eran de la ganadería de Murube. El venezolano César Girón, en su primer astado, recibió las dos orejas y el rabo, dando dos vueltas al ruedo. En su tercer toro, César Girón fue muy aplaudido y ovacionado, cortó una oreja y salió por la Puerta Grande a hombros. Ya César había cortado, en el mismo coso valenciano, el 28 de julio de 1954, tres orejas, un rabo y una pata, alternando con Antonio Bienvenida y Julio Aparicio. El 26 de septiembre de 1954, cortó una pata en Córdoba (España). César Girón, ocupó el primer lugar del escalafón en el año 1954, toreando 54 corridas.

El 1 de noviembre de 1954, en la histórica Plaza de Acho en Lima (Perú), César Girón cortó a su primer toro, las dos orejas y el rabo, y a su segundo toro, las dos orejas, el rabo y una pata, alternando esa tarde con Antonio Bienvenida y Rafael Ortega. Los toros eran de la ganadería de Huando. En esa Feria, logró conquistar el “Escapulario de Oro” del Señor de los Milagros y le tributaron quizás la máxima ovación de su vida al cortar diez orejas, tres rabos y una pata en sus cuatro presentaciones, convirtiéndose en un verdadero ídolo de la afición peruana.

El 5 de diciembre de 1954, torearon en la Maestranza de Maracay (Venezuela), Luis Sánchez Olivares “Diamante Negro, César Girón y Carlos Corpas. “Diamante Negro”, cortó tres orejas. Girón en su segundo toro, corto dos orejas y rabo. Corpas cumplió. Los tres diestros salieron a hombros por las calles de Maracay.

En febrero de 1955, César Girón tuvo dos grandes tardes en la Maestranza de Maracay. La primera corrida fue el día 26, cuando realizó una faena memorable, al cortarle a un toro de la ganadería mexicana de “Rancho Seco”, las dos orejas, el rabo y las dos patas. César compartió cartel con Antonio Ordóñez y el mexicano Curro Ortega. Al día siguiente, el 27 de febrero de 1955, César logró con éxito cortar cuatro orejas, dos rabos y una pata a los toros mexicanos de “San Mateo”. Alternó esa tarde con Antonio Ordóñez, “Diamante Negro” y Curro Ortega.

Confirmó su alternativa en Madrid, el 14 de mayo de 1955 de manos de Antonio Bienvenida, completando el cartel Pedro Martínez “Pedrés”. El toro de su confirmación se llamó “Bravío”, de la ganadería de Juan Cobaleda. No cortó orejas, pero estuvo superior a sus alternantes, recibiendo una fuerte ovación en su primero y palmas en su segundo toro. Como dato curioso, por primera vez, torearon juntos dos toreros nacidos en Caracas (Venezuela) en la Plaza de Toros Monumental de Las Ventas de Madrid (España).

SU CONSAGRACIÓN DEFINITIVA EN MADRID
El 20 de mayo de 1955, César Girón realizó en la Plaza de Las Ventas de Madrid la que fue considerada la faena de la Feria de San Isidro. A un toro de don Alipio Pérez Tabernero Sanchón de nombre “Barrabás” con el que se consagró en Madrid el diestro venezolano. Luego de realizar una apoteósica faena, muy completa, que culminó con la estocada y la muerte del toro a sus pies sin puntilla, se le concedieron las dos orejas, saliendo por la Puerta Grande a hombros de la multitud emocionada. Fue su primera salida a hombros como matador de toros en Las Ventas. Alternó esa tarde con Rafael Ortega y Emilio Ortuño “Jumillano”.

César Girón, se convirtió en el primer matador de toros venezolano que cortó orejas en la Plaza de Las Ventas de Madrid. Anteriormente a César, pero como novillero, el venezolano Oscar Martínez había cortado la primera oreja en la Plaza de Las Ventas de Madrid, el 10 de septiembre de 1950, a un novillo de la ganadería de Nicasio López Navalón. Sus resonantes triunfos hicieron que lo incluyeran en la famosa corrida de Beneficencia en Madrid, el 7 de junio de 1955, en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid, ante un lleno impresionante. La corrida fue presenciada por Su Excelencia el Jefe de Estado, su esposa, doña Carmen Polo de Franco, y los Reyes de Jordania. Actuaron esa tarde el rejoneador Ángel Peralta y los diestros Julio Aparicio, César Girón y Chicuelo II. Se lidiaron cinco toros de la ganadería de Antonio Urquijo y uno de Rodríguez Santamaría. César, dio una vuelta al ruedo en su primer toro y luego le cortó las dos orejas a un toro de Urquijo, siendo el triunfador esa tarde. Había toreado muy bien ejecutando valientes tandas de derechazos, pero al entrar a matar por segunda vez, fue empitonado y llevado a la enfermería. El público pidió las dos orejas y el alguacilillo se las llevó a la enfermería. A pesar de haber cortado las dos orejas que le aseguraban la salida por la Puerta Grande, el venezolano no pudo salir debido al percance sufrido. Los toreros brindaron sus primeros toros a Su Majestad el Rey Hussein de Jordania y César Girón brindó su segundo toro al Jefe de Estado, Generalísimo Francisco Franco.

El 11 de septiembre de 1955, en una corrida concurso de ganaderías en Jerez de la Frontera (España), alternando con Antonio Bienvenida y Rafael Ortega. César Girón, indultó a su primer enemigo de nombre “Desteñido”, de la ganadería de Juan Pedro Domecq.

El 14 de mayo de 1956, en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid, César Girón salió a hombros junto a los diestros Antonio Ordóñez y José Ordóñez quien confirmaba su alternativa. César Girón, en su primer toro, dio una vuelta al ruedo. En su segundo, perteneciente a la ganadería de doña Eusebia Galache de Cobaleda, la presidencia le negó concederle la oreja, ante una rotunda protesta del público. Esa tarde, le hicieron dar a César Girón cuatro clamorosas vueltas al ruedo.

El 7 de junio de 1956, se celebró la Corrida de la Beneficencia, en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid. Actuó el rejoneador Manuel Conde, ante un toro de Atanasio Fernández, con Antonio Bienvenida, César Girón y Manolo Vázquez, quienes lidiaron toros de Carlos Urquijo. Por primera vez, dos diestros nacidos en Caracas (Venezuela) torearon juntos esta importante corrida. Los diestros cortaron cada uno, una oreja esa tarde.

El 14 de junio de 1956, César Girón en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid, cortó dos orejas a su primer toro de la ganadería de don Antonio Pérez de San Fernando. Alternó esa tarde con el rejoneador Manuel Conde y con los diestros Alfonso Merino y Gregorio Sánchez, quien confirmaba alternativa.


Dedicatoria: “Para el gran aficionado y mejor persona Don Florencio Gómez con un fuerte abrazo su amigo que le aprecia”. César Girón. 9/1/1955. (Archivo: Hnos. Dupouy Gómez).

El 27 de septiembre de 1956, ocurrió un acontecimiento histórico taurino de gran importancia para los venezolanos. César Girón, le otorgó en la Plaza Monumental de Barcelona (España), la alternativa a sus dos hermanos, Rafael y Francisco “Curro” Girón. César Girón, había recibido su alternativa en el mismo coso, el año 1952. Posteriormente, también le otorgó la alternativa, en esa misma plaza, a su hermano Efraín Girón, el 27 de junio de 1963. En 1956, volvió a quedar primero en el escalafón, toreando 68 corridas.

El 28 de julio de 1957, se presentaron en la Plaza Monumental de Barcelona (España), los diestros José María Martorell, César Girón y Gregorio Sánchez, con toros de la ganadería de Baltasar Ibán. En esta gran corrida se cortaron seis orejas y un rabo. El venezolano César Girón, le brindó la muerte de su primer toro “Orgulloso” a la famosa y bella actriz, Ava Gardner. Realizó una faena muy completa que le valieron las dos orejas, dando dos vueltas al ruedo. A su segundo enemigo, de nombre “Triunfador”, le cortó una oreja, escuchó una gran ovación y dio dos vueltas al ruedo.

El 25 de mayo de 1958, en la feria de San Isidro de Madrid, César Girón, realizó una magnífica faena al toro “Rosaledo”, Nº 21, de la ganadería de Pablo Romero al que le cortó las dos orejas, siendo premiado como el toro más bravo de la feria. César Girón, alternó esa tarde con el rejoneador Josechu Pérez de Mendoza, Rafael Ortega y Cayetano Ordóñez “Niño de la Palma” (hijo). El rejoneador y los tres diestros salieron a hombros por la Puerta Grande.

César Girón, se casó en Marsella (Francia), el 20 de noviembre de 1958, con Danielle Ricard, la hija del industrial francés Paul Ricard, uno de los hombres más ricos de Francia. De su unión nacieron tres hijos: Myrna, Patricia y César.

El 26 de marzo de 1961, en la Plaza Monumental de México, César Girón alcanzó uno de sus memorables triunfos al cortarle dos orejas y rabo a un toro de la ganadería de Tequisquiapan, de nombre “Cascarrabias” y a su segundo astado, le cortó las dos orejas, ganando el premio de la Pluma de Oro en la Corrida de la Prensa mexicana.

El 26 de mayo de 1962, César Girón salió a hombros por la Puerta Grande de la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid al cortar tres orejas; una al primer toro de la tarde y dos al cuarto toro de la corrida. César Girón, realizó dos faenas de mucha belleza, estatuarios, naturales y pases circulares, culminando con dos grandes estocadas, muriendo, sin puntilla, los dos toros que le tocaron en suerte. Alternó con Curro Romero y Paco Camino.

El 7 de junio de 1962, participó en la corrida de Beneficencia en compañía del rejoneador Álvaro Domecq, y los diestro Santiago Martín “El Viti” y Andrés Vázquez con toros de la ganadería de Samuel Flores. Esa tarde, César Girón fue el triunfador al cortar una oreja a su primer toro y escuchar ovación en su segundo dando la vuelta al ruedo.

El 4 de julio de 1963, César Girón toreó en la Plaza de Las Ventas de Madrid, la Corrida de la Prensa, alternando con Pedro Martínez “Pedrés”, Curro Girón y Curro Romero, con toros de don Alipio Pérez-Tabernero Sanchón. César, en su primero, dio la vuelta al ruedo y en su segundo fue ovacionado, obligándole a salir al tercio para saludar. Su hermano Curro, cortó una oreja a cada uno de sus toros.

El 26 de enero de 1964, en el Nuevo Circo de Caracas, torearon los hermanos Girón, César, Curro y Efraín, una corrida con ganado mexicano de La Laguna. Fue una tarde apoteósica; cortaron nueve orejas, dos César, tres Curro y cuatro Efraín. El público asistente los sacó en hombros por las calles de Caracas.

El 2 de octubre de 1965, ante siete toros de la ganadería de don Antonio Pérez de San Fernando de Salamanca y uno del Pizarral de Casatejada, se despidió César Girón en la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid, alternando con Joaquín Bernadó, Andrés Hernando y su hermano Efraín Girón. César Girón, al quinto de la tarde, del Pizarral de Casatejada, le realizó una gran faena, dando unos naturales estupendos y templados que el público ovacionó fuertemente. Le fueron otorgadas las dos orejas, su cuadrilla lo abrazó y se le salieron las lágrimas de emoción. Hernando y su hermano Efraín Girón, le brindaron sus últimos toros esa tarde. Salió a hombros de la multitud por la calle de Alcalá. El crítico taurino Antonio Díaz Cañabate, del Diario “ABC” expresó: “¡Adiós César Girón, si de verdad te vas, nos dejas un recuerdo perdurable. La teoría del pase natural puesta en belleza! La despedida de un torero. Un adiós por naturales”.

En total, intervino en tres corridas de la Beneficencia y dos corridas de La Prensa en la Plaza de Toros de Las Ventas en Madrid. Fue ganador en tres oportunidades del codiciado trofeo “Manolete”, la más alta distinción en el toreo. Innumerables triunfos en la Plaza de Toros Monumental de México, uno de ellos, su apoteósica tarde al cortar cuatro orejas y un rabo, verdaderamente admirable. En Bogotá (Colombia) cortó cuatro orejas, dos rabos y una pata en una misma tarde. En Venezuela, logró conquistar varias veces “La Pluma de Oro” del Círculo de Periodistas Deportivos. Indiscutiblemente con estas credenciales, nuestro César Girón se ubicó entre las grandes figuras del toreo del siglo XX, a nivel mundial.

El 27 de marzo 1966, César Girón se retiró de los ruedos en el Nuevo Circo de Caracas (Venezuela). Se encerró en solitario con seis toros de la ganadería mexicana de Valparaíso. Su hermano Rafael Girón, fue quien le cortó la coleta. César, recibió reconocimientos por parte de la afición y condecoraciones como la Orden “Francisco de Miranda” y la “Medalla de Oro” de la ciudad de Caracas.

César Girón, reapareció, posteriormente, actuando en algunas corridas como aquella tarde memorable, el 17 de noviembre de 1968, cuando el público asistente pudo ver la mejor faena realizada por César Girón en Venezuela. Ocurrió en la Plaza Portátil de Maracaibo (Edo. Zulia), toreando un mano a mano con Paco Camino. En el cartel figuró Carlos Martínez Gómez, nieto del General Juan Vicente Gómez, actuando como sobresaliente. César cortó tres orejas y un rabo lidiando toros mexicanos de “Reyes Huerta”, ganando el premio del “Escapulario de Oro” en la Feria de la Virgen de la Chiquinquirá.

César Girón, fue un torero de raza, dominador y poderoso que no se dejaba ganar la pelea por nadie. “Antoñete” decía que metía miedo en el patio de cuadrillas, atizando a sus compañeros de cartel. Luis Miguel Dominguín, señalaba que a veces lo llamaba y le decía: “Torerillo, te voy a meter un baño que te vas a quedar más limpio que talón de lavandera. Patas Largas, aquí, allá y donde tú quieras te voy a dar una felpa que ni las que te daba tu progenitora”. Tenía una particular forma de realizar el paseíllo con el brazo derecho abierto y arqueado. Se tapaba el rostro con el capote para no ver la salida de sus toros, gesto que fue utilizado también por sus hermanos. Gran banderillero. Inventó y popularizó el pase de “La Girondina”, citando al toro cruzándose con él, ejecutando un pase circular, trayéndose a su enemigo, nuevamente, en sentido contrario. Durante sus faenas, siempre estaba interactuando a través de gestos con el público. Su madre, doña Esperanza, asistía a las plazas a verle torear y le gritaba que se arrimara mucho más al toro.

César Girón, salió 5 veces por la Puerta Grande de Las Ventas de Madrid como matador de toros y 1 como novillero. En la Plaza de Las Ventas de Madrid, toreó en 28 ocasiones (2 novilladas y 26 corridas), lidió 56 reses y cortó 21 orejas. En la Maestranza de Sevilla toreó un total de once corridas de toros, en cuatro Ferias (1954, 1955, 1956 y 1968), cortó diez orejas y dos rabos. Intervino en tres Corridas de Beneficencia (1955, 1956 y 1962) y dos Corridas de la Prensa (1955 y 1963). En España, toreó un total de 472 corridas, lidió 944 toros, cortando 758 orejas, 86 rabos y 46 patas. En México, toreó 12 corridas, cortó 16 orejas y 6 rabos. En Colombia, toreó 8 corridas, cortó 16 orejas, 6 rabos y 5 patas. En Lima (Perú), toreó 4 corridas, cortó 10 orejas, 3 rabos y 1 pata. En Venezuela, toreó 58 corridas, cortó 74 orejas, 10 rabos y 3 patas. También el gran César Girón actuó en Ecuador, Portugal, Francia y Marruecos (Casablanca) con bastante éxito.

La tarde de su última corrida, antes de perder la vida en un fatal accidente de tránsito, se celebró, el 4 de junio de 1971, en la Monumental de Valencia (Venezuela), donde alternó con Antonio Bienvenida y Luis Miguel Dominguín. Mi abuelo Florencio estuvo presente aquella tarde en la que César estuvo sensacional, cortando cuatro orejas saliendo a hombros. Nadie se podía imaginar que unos meses después, viajando de Caracas a Maracay, en el kilómetro 73 de la autopista Caracas-Valencia, sufriría un fatal accidente de tránsito que le costaría la vida, aquel triste, 19 de octubre de 1971. César Girón, al parecer, conducía a gran velocidad y se estrelló por detrás con un camión que se encontraba estacionado al borde de la autopista. César, llegó muerto al hospital. La afición taurina mundial, se conmocionó con la noticia de la muerte del mejor torero venezolano de todos los tiempos. Su cadáver fue llevado a hombros por una gran multitud de personas, dándole su último adiós en la Maestranza de Maracay, que lleva actualmente su nombre como homenaje perenne a su memoria.

En conmemoración de los 80 años del natalicio del matador de toros más grande que ha dado Venezuela. ¡Honor, orgullo y gloria a su memoria maestro!
**

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada