martes, 18 de enero de 2011

ENTREGADO PREMIO "IX FÁBULA LITERARIA VICENTE ZABALA" A SALVADOR BALIL POR "JUAN BELMONTE....."

Fernando del Arco, Fernando Claramunt, Salvador Balil,
Andrés Amorós, Javier Hurtado, y Juan Lamarca
=================================


CÍRCULO TAURINO AMIGOS DE LA DINASTÍA BIENVENIDA
AULA DE TAUROMAQUIA “ÁNGEL LUÍS BIENVENIDA”
TEATRO “MUÑOZ SECA” DE MADRID
ENTREGADO EL PREMIO
"IX FÁBULA LITERARIA VICENTE ZABALA"
A SALVADOR BALIL FORGAS
AUTOR DEL LIBRO
"Juan Belmonte, en la soledd de dos atardeceres"



Gabinete de Prensa/Círculo Bienvenida/Blogspot Dinastía Bienvenida
Fotofrafías: Ricardo Relvas

Madrid, 18 de Enero de 2011

Con la acostumbrada brillantez, tuvo lugar en la noche de ayer el acto cultural correspondiente a la entrega del Premio “IX FÁBULA LITERARIA VICENTE ZABALA” al escritor catalán Salvador Balil Forgas, por su reciente obra "JUAN BELMONTE, en la soledad de dos atardeceres", publicada por editorial Almuzara, y cuyo prólogo va a cargo del catedrático y escritor Andrés Amorós.

Nuevamente el Teatro “Muñoz Seca”, constituido en sede del Aula de Tauromaquia “Ángel Luis Bienvenida” por gentileza de su empresario y propietario Enrique Cornejo como una muestra más de su conocida afición y apoyo a la fiesta de los toros, ha sido el magno escenario de de este acontecimiento que lleva el nombre de Vicente Zabala en honor y recuerdo del uno de las grandes de la historia del periodismo taurino que perdió la vida hace ya quince años cuando se dirigía a cubrir la información de la feria colombiana de Cali para las páginas de su entrañable diario ABC de la familia Luca de Tena.

Fue precisamente Juan Lamarca, presentador y moderador de esta gala de la cultura taurina, el que resaltó las virtudes y bondades del desaparecido periodista al que vinculó fraternalmente a la familia Bienvenida rememorando afirmaciones de Juanito y Ángel Luis Mejías.

Juan Lamarca fue dando paso a las intervenciones a los ilustres integrantes de la mesa, que fueron analizando y glosando el libro premiado y la personalidad del escritor, siendo Javier Hurtado el que rompiera plaza con la habitual maestría profesional y literaria a la que nos tiene acostumbrados desde la pantalla chica y las ondas radiofónicas.

Fernando del Arco, desde la dilatada y profunda amistad que le une a Salvador Balil, trabada durante décadas en la Barcelona taurina, mostró su amplio conocimiento del contenido de la obra y de la personalidad de su amigo, y como antólogo e historiador taurino nos asombró con el relato de pasajes y personajes de la época del Pasmo de Triana.

Muy versado, desde su natural y excelente condición intelectual, se nos ofreció el catedrático de literatura de la Complutense de Madrid, el excelso escritor Andrés Amorós, y director de la sección taurina del centenario diario ABC. Bien se le notó la autoría del prólogo de la obra premiada dictando prácticamente una conferencia sobre el tema y los acontecimientos y personajes que rodearon la figura de Juan Belmonte. No resulta extraña, manifestó, la aparición de nuevo trabajo sobre el matador sevillano, pues es lógico que las figuras extraordinarias que se llaman "genios, como Beethoven, Picasso, Orson Welles o Velázquez, sigan atrayendo la atención de los escritores y estudiosos". Igualmente destacó la significación transcendental del genio sevillano en la historia de la tauromaquia y que consiguiera un puesto de privilegio en la sociedad que tocó vivir.

El hecho de que Juan Belmonte haya inspirado tanta literatura, lo atribuyó Andrés Amorós, entre otros aspectos taurómacos, a su excepcional personalidad que le dotara e eso que se llama “percha literaria, y que muy pocos, como Ignacio Sánchez Mejías o Manolete, han gozado.

Destacó que su inteligencia natural, en un apersona carente de estudios se agigantó con su inquietud y ansias de cultivarse, convirtiéndose en un lector empedernido de grandes autores –en una temporada consumió tantos libros como corridas toreadas: 95- y siendo reclamada su compañía y amistad por los grandes intelectuales de le época, siendo calificado Juan Belmonte por Ortega y Gasset como la persona más inteligente que había conocido, de entre todas las celebridades que trató el insigne filósofo español.

El presidente del Círculo Bienvenida, Fernando Claramunt, destacó el fondo histórico del libro de Salvador Balil recomendando de forma vehemente al público su lectura por lo que supone de valiosa aportación al conocimiento taurómaco y a los grandes protagonistas que se en él se reflejan desde el luminoso faro emergente de un coloso como Juan Belmonte.

Antes de entregarle Fernando Claramunt una bella escultura-obra de Mariano Cobo- como galardón correspondiente a la “X Fábula Literaria Vicente Zabala”, Salvador Balil reflejó su pasión por el personaje que le llevó a la culminación de su obra, no considerándola exactamente como una biografía más del legendario torero sino que el autor ha querido partir de "un momento crepuscular trascendental", el de su atardecer personal en su finca de Gómez Cardeña, para hilvanar una biografía "comprensiva, llena de detalles íntimos y poco visitados, con la que entender mejor lo que más fascina de Belmonte, su enorme carácter tanto para revolucionar el toreo como para llevar y abandonar una vida singular y fascinante".

Allí como invitada especial se encontraba una nieta de Juan Belmonte, Yolanda Arango Belmonte, que desde el escenario expresó emocianadas palabras de gratitud al autor de la obra sobre su abuelo, y al Círculo Bienvenida por su acierto en la concesión de este premio y por el Diploma de Honor que le fue entregado por Fernando Del Arco, fundador de le entidad en Barcelona.

Anterior, e igualmente, Andrés Amorós recibió otro diploma de manos de Juan Lamarca, en conmemoración del acto y en reconocimiento de su autoría del prólogo del libro premiado.

La gran ovación del público que llenó el Aula de Tauromaquia “Ángel Luis Bienvenida” refrendó la calidad y categoría del acto celebrado con una gran ovación entre los acordes del pasodoble “Puerta Grande” compuesto por Elvira Checa.


Yolanda Arango Belmonte, Salvador Balil, y Andrés Amorós
Fernando del Arco y Yolanda Arango Belmonte
Andrés Amorós con su diploma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada