domingo, 20 de diciembre de 2009

MISA POR FALLECIMIENTO DEL FOTÓGRAFO JESÚS RODRIGUEZ

CÍRCULO TAURINO AMIGOS DE LA DINASTÍA BIENVENIDA
El célebre Jesús Rodríguez Guerrero con sus amigos
Sebastián Palomo Linares y Pedro Gutiérrez "El Niño de la Capea"

Miércoles 23 de diciembre, a las 20.15 horas

Iglesia de "San Sebastián"

Calle Atocha núm. 39 de Madrid


Con motivo del reciente fallecimiento de nuestro socio Jesús Rodríguez Guerrero, famoso y prestigioso fotófrafo taurino que ha cubierto una época de oro al servicio de la información gráfica, se informa que su familia convoca a la celebración de una Santa Misa por su alma, que tendrá lugar a las 20.15 horas del próximo miércoles día 23 de Diciembre, en la Iglesia Parroquial de "San Sebastián" , situada en la calle Atocha núm. 39 de Madrid.

La Junta Directiva, socios y amigos de nuestro Círculo Bienvenida expresan a su familia sus más sentidas muestras de condolencia por tan irreparable pérdida y ruegan la asistencia a la misa funeral.

Jesús con su inseparable Justo Avilés

No habría mejor homenaje a la memoria del bueno de Jesús, Jesús "El Chato" como cariñosamente se le nombraba, que reproducir la enjundiosa y emotiva dedicatoria de nuestro socio Juan Miguel Nuñez, Director de Información Taurina de la Agencia EFE, y que sigue a continuación:

Juan Miguel Nuñez

Madrid, 8 dic (EFE).-


El fotógrafo Jesús Rodríguez, que plasmó como pocos el detalle taurino, murió hoy en Madrid, octogenario, cuando todavía, y a pesar de su delicado estado de salud en los últimos años, seguía en la brecha "con aportaciones menores", como confesó a EFE hace apenas una semana.


Amigo de lo sencillo y poco dado a la notoriedad, Jesús -en el mundodel toro se le conocía sólo por su nombre, sin necesidad del apellido- fue prudente, sabio y generoso, para estar en el sitio justo de la instantánea y manejar los grises de la obra, que en muchas ocasiones,como pensaba hacer en su último trabajo, regalaría "por amor al arte".


Así, la última contribución de Jesús a lo taurino a través de la fotografía iban a ser cuatro instantáneas de Enrique Ponce rescatadasde su ingente archivo, para la exposición del "Año Ponce" que proyectala Diputación de Valencia para 2010 con ocasión del veinte aniversariode su alternativa


Y antes, en septiembre pasado, su penúltima muestra de arte y generosidad con otra donación a la exposición "Paquirri, siempre en lamemoria", que llevó a cabo la Comunidad de Madrid en Las Ventas pararecordar al malogrado diestro un cuarto de siglo después de su muerteen el ruedo de la plaza de Pozoblanco (Córdoba).


Este trabajo de reedición, que como él decía "no obliga ya a estar detrás de la cámara, pero ayuda mucho a sentir y disfrutar la actividad", venía a ser en cierto modo una oportunidad para reconocer y agradecer a los toreros su aportación clave al desarrollo delespectáculo taurino.


Porque Jesús, que presumía de "una relación perfecta con la mayoría de los toreros", vivió con ellos "momentos que ni pagando una fortuna seconsiguen".


Y todo porque, según sus palabras en el homenaje que recibió en mayo de 2008 con ocasión de exponer una antología de su obra, en la Sala Cultural Antonio Bienvenida de Las Ventas, "siempre hay 'insensatos' que se ponen delante de un toro. Esa es nuestrasuerte".


También él en su juventud intentó la aventura de ser torero, y se hizo fotógrafo para estar vinculado al mundo del toro. Gracias a la cámara, solía decir, estuvo tantas veces en las principales plazas de España y de América.


Supo fotografiar el yo de cada torero, el gesto o movimiento quecaracterizó el lado más artístico de cada uno. Eso fue también lo que las figuras han valorado de su trabajo.


Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordóñez, Andrés Vázquez, Santiago Martín "El Viti", Manuel Benítez "El Cordobés", Palomo Linares, "Niño de la Capea", entre una legión de nombres que ya son historia, ademásde muchos actuales, desde los años 60, han presumido y presumen de una actividad tan insólita, singular y proverbial, la de torero, en la quese combina el riesgo y la creatividad artística, gracias a muchas instantáneas con la firma de Jesús.


Fotógrafo importante por la sensibilidad de su obra, pero también y sobre todo por su forma de entender la vida. Una gran persona, cuyo carácter amable y afable se reflejó también en la elocuencia de sus silencios, en el tacto y la prudencia de sus gestos y palabras.

Homenaje recibido en la
Sala "Antonio Bienvenida" en Las Ventas

Jesús con Palomo, El Viti, Niño de la Capea y Andrés Vázquez
Jesús abrazado por sus amigos Palomo y Capea

Toda una época, Jesús Rodriguez y Santiago Martín "El Viti"

Exposición de Jesús en Las Ventas

Mayo de 2008

Crónica de EFE

Jesús Rodríguez,

el fotógrafo de los toreros,

homenajeado en Las Ventas

Madrid, 29 may 2008 (EFE).-

El fotógrafo taurino Jesús Rodríguez "El Chato" ha sido homenajeado hoy en la plaza de toros de Las Ventas con motivo de la inauguración de su exposición de fotografías, en las que se demuestra que es "historia viva de la historia taurina", tal y como le ha definido el escritor Carlos Abella.
Figuras legendarias del toreo como Sebastián Palomo Linares, Andrés Vázquez, Santiago Martín "El Viti", Pedro Gutiérrez Moya "El Niño de la Capea" o Jaime Ostos quisieron estar junto a Jesús Rodríguez, quien agradeció el acto a pesar de ser "amigo de lo sencillo y poco dado a la notoriedad", explicó en la presentación el jefe de la sección de Toros de la Agencia Efe, Juan Miguel Núñez.
"Eres grande, muy grande", le dijo Núñez a un emocionado Jesús Rodríguez, del que destacó "la elocuencia de sus silencios" o "la sensibilidad que desprende su obra gráfica".
Juan Miguel Núñez señaló que las fotos de Jesús Rodríguez "se conocen sin ver la firma", y recordó que entró en el mundo de la fotografía taurina tras intentar ser torero y en pleno apogeo del triunvirato Cano, Cuevas y Mateo, "sus ídolos".
Pronto, la calidad de las fotos de "El Chato" se equiparó a la de las de Pepe Arjona, otro grande de la fotografía hoy recordado, al igual que los numerosos fotógrafos taurinos que en la actualidad van de plaza en plaza siguiendo la Fiesta, y que quisieron estar en el homenaje.
Jesús Rodríguez, a sus 80 años, afirmó que aunque los fotógrafos ahora tienen cámaras más modernas, "les falta a quién retratar, pues los toreros de hoy no hacen las cosas como hay que hacerlas, hay un deterioro artístico".
Para "El Niño de la Capea", Rodríguez supo "fotografiar el yo de cada torero", mientras que Palomo Linares le calificó de "revolucionario" porque "captaba el movimiento tan bien como Roberto Domingo en la pintura".
Andrés Vázquez, que salió doce veces por la Puerta Grande, y que comentó a Efe que le gustaría que le dedicaran un azulejo en Las Ventas, destacó que Rodríguez le hizo la foto "más bonita" de su vida, en una corrida en la que se ve cómo toca la pala del pitón mientras mira al toro y éste le devuelve la mirada de una forma especial.
El fotógrafo taurino Juan Miguel Sánchez afirmó en nombre de las nuevas generaciones de fotógrafos que Rodríguez es una referencia para ellos, especialmente porque hace honor a su segundo apellido -Guerrero-. "Jesús sabe mirar además de disparar, y por ello su objetivo se acerca al detalle", comentó.
Otros reconocidos compañeros de profesión de Rodríguez que no pudieron acudir a Las Ventas, como Emilio Cuevas y su hijo José Antonio, le enviaron unas letras de admiración, destacando "la riqueza y variedad de la escala de grises de sus fotografías".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada